Crítica de Santiago Pontiroli

Con un argumento simple y dos genios del humor como Richard Pryor (Wally) y Gene Wilder (Dave) está historia de ciegos, sordos y locos es una aventura disparatada que nos arrancará más de una carcajada en el momento menos esperado.

[Dave no levanta ningún dedo].

Dave: ...¿cuántos dedos tengo levantados?

Wally: ¡Tres!

Dave: Bastante bien, para un ciego.

Creo que el mejor logro de la película es tener un humor tan inocente, inclusive en presencia de la sensual y atractiva Joan Severance (Eve). El argumento y la comedia pura son los pilares de esta maravilla cinematográfica, la cual no necesita de muletillas para tener en vilo al espectador durante la hora y media de duración.

Una película realizada en 1989 que aún es tan actual como el día en que fue filmada nos demuestra que la comedia vive por siempre. Hasta Kevin Spacey (Kirgo) queda en un segundo plano al tener estos maestros desplegando su locura en pantalla. Entretenimiento asegurado!

 

Título original: See No Evil, Hear No Evil.
Año: 1989.
Duración: 103 min.
País: Estados Unidos.
Director: Arthur Hiller.
Guión: Earl Barret, Arne Sultan, Eliot Wald, Andrew Kurtzman, Gene Wilder.
Reparto: Richard Pryor, Gene Wilder, Joan Severance, Anthony Zerbe, Kevin Spacey,Alan North, Louis Giambalvo, Hardy Rawls, Lauren Tom, Tonya Pinkins.
Género: comedia.
Sinopsis: Wally es ciego y Dave sordo. Cuando un hombre es asesinado delante de su puesto de prensa, se convierten en los principales sospechosos. Para probar su inocencia tendrán que ayudarse mutuamente: Wally prestará sus oídos a Dave y éste sus ojos a Wally.


No hay información disponible
See No Evil, Hear No Evil
Luciano Zaiuna
Santiago Pontiroli
Leonardo Banegas
5.0MIRILLAS

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.