Crítica de Lucho

En lo personal, temí por lo que sería de esta película. Sin muchas expectativas -o no buenas expectativas tal vez-, temor a que «manchen» la saga, misma sensación que tuve con la anterior, «Rocky Balboa» y me equivoqué. Es decir, me equivoqué dos veces. Aquella vez con «Rocky Balboa» que, como seguidor, me resultó una de las mejores después de la primera Rocky. Esta vez, con esta película, me ocurrió algo similar, aunque el temor era aún mayor, dado que en mi opinión, la anterior había cerrado el círculo de manera impecable y creía innecesario forzar una continuidad, más allá de tratarse de un spin off dentro del mundo «Rocky». Además, Rocky tendría un rol más secundario y no me cerraba mucho la idea del hijo de Apollo y todas esas cuestiones…

Con todos esos prejuicios y temores, la verdad, me saco el sombrero: Stallone lo ha vuelto a hacer. Esta vez acompañado de un impecable Michael B. Jordan, con quien formó una gran dupla y se refleja en la pantalla. Gratamente estamos en presencia de una gran sucesora de la saga.

La dirección de la mano de un incipiente y prometedor director Ryan Coogler -de quien recomiendo su ópera prima «Fruitvale Station» también protagonizada por Michael B. Jordan- es sencillamente brillante. Para dar cuenta de esto solo bastará con ver el plano secuencia de la pelea final que es realmente muy bueno.

Estamos hablando de la séptima entrega de esta saga, por lo que entiendo que dependerá de cuánto les guste Rocky o no para verla. De todas maneras, estoy seguro que nadie podrá salir decepcionado dado que ya como film en sí es de una factura excelente.

Título original: Creed.
Año: 2015.
Duración: 132 min.
País: Estados Unidos.
Director: Ryan Coogler.
Guión: Ryan Coogler, Aaron Covington.
Reparto: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Phylicia Rashad, Will Blagrove, Juan-Pablo Veza, Andre Ward, Tony Bellew, Philip Greene, Manny Ayala, Cory Kastle, Vincent Cucuzza, Christopher Weite.
Género: drama.
Sinopsis: Adonis Johnson no llegó a conocer a su padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que él naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Philadelphia, el lugar en el que se celebró el legendario combate entre su padre y Rocky Balboa. Una vez allí, Adonis busca a Rocky y le pide que sea su entrenador. A pesar de que este insiste en que ya ha dejado ese mundo para siempre, Rocky ve en Adonis la fuerza y determinación que tenía su enconado rival, y que terminó por convertirse en su mejor amigo. Finalmente, acepta entrenarle a pesar de estar librando su propio combate contra un rival más letal que cualquiera a los que se enfrentó en el cuadrilátero.


Este es el primer film de la saga Rocky en no ser escrito por Sylvester Stallone.
Creed
Lucho
5.0MIRILLAS
COMPARTIR EN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.